Horno construído en mampostería

mamposteriap.gif (29678 bytes)

mamposteriac.gif (23872 bytes)

Se trata de una construcción simple del tipo denominado cúpula o bóveda esférica.

En el lugar elegido y sobre un terreno firme se construye el basamento del horno, que además sirve de depósito de leña o secadero.

Las tres paredes perimetrales o de sostén se hacen de medio ladrillo elegido, asentados sobre un patín del mismo material, o una viguita de hormigón armado de 15 x 10. Se usa como ligante mezcla común; arena y cal, reforzada con una cucharada de cemento portland por balde.

Terminadas las tres paredes laterales se arma a su frente una viguita de hormigón armado de 15 x 15, que oficiará de dintel de la abertura del secador de leña.

Sobre este conjunto colocaremos la plataforma que estará constituída por una lozeta de hormigón armado construída independientemente sobre el terreno adyacente prolijamente aplanado. Hierros de 6 mm formando cuadros de 15 cm de lado. Espesor de la plancha 7 cm.

Haciendo centro con un lápiz unido a un cordel marcaremos la circunferencia interior de la bóveda cuyo piso será de ladrillos.

Esta media naranja cuyas primeras 3 ó 4 hiladas se mantienen verticales, o a plomo, se construye en coronas de espesor de ½ ladrillo hasta su cierre en la cúspide.

Los ladrillos son de los llamados “de campo elegidos”, que debido a su relativa facilidad de debastado, tendrán forma de dovela o cuña, lo cual se consigue desgastando las caras, frotando o raspando las piezas entre si.

En la parte central colocaremos un caño de barro o de fibrolit de 10 cm de diámetro interior, con una altura mínima de 1 m, que además contará con un sombrerete y un registro para regular el tiraje y graduar debidamente el calor.

anterior        siguiente